Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

RSS

¿Quién está en línea?

Hay 4 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

NoIntervencinMilitar

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos CDH se une a las voces que rechazan las declaraciones emitidas el pasado viernes 11 de agosto por el presidente de los Estados Unidos Donald Trump sobre que no descarta una opción militar frente a la crisis en Venezuela. El anuncio fue seguido de gira del Vicepresidente Michael Pence por varias países latinoamericanos en busca de apoyo.

 

 

Nos alarma el anuncio del Gobierno de Estados Unidos en circunstancias del prolongado deterioro de la convivencia en Venezuela y el progresivo ascenso de la violencia utilizada por todos los actores, leales al Gobierno y opositores, que hasta ahora deja más de 120 personas muertas y ha generado fenómeno migratorio que busca seguridad y refugio.

 

Es indiscutible la agudización de la crisis y la ausencia de iniciativas pertinente por parte gobiernos de la región e instancias intergubernamentales que conduzcan al diálogo inclusivo y democrático.

 

El aparente cierre de vías de solución no justifican el empleo de estrategias de aislamiento diplomático y económico, discriminación por filiación política, violencia como instrumento de imposición y obviamente la intervención militar constituye el medio salvaje por excelencia que perpetúa la negación de Derechos Humanos y la impunidad.

 

Recordamos que la intervención militar es contraria a las normas del derecho internacional, que prohíbe el uso de la fuerza como instrumento de política exterior, y particularmente la Resolución 2131 de NNUU, que señala que “ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos u obtener de él ventajas de cualquier orden”.

 

Alertamos que una intervención militar en Venezuela, no sólo agravaría la difícil situación económica, política y de confrontación violenta en el país, sino que además podría ser el inicio de una conflagración regional que involucre a países limítrofes hermanos como Colombia, Brasil y Panamá, con impredecibles consecuencias para el continente.

 

Insistimos en el llamado al diálogo interno entre venezolanos, como única vía para solucionar sus conflictos internos y el abandono del uso de la fuerza como instrumento de la lucha política.

 

Demandamos a la comunidad internacional el respeto irrestricto a la Resolución 2131 de la Asamblea de las NNUU, y contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas, negociadas y de no intervención en la soberanía de Venezuela.

 

Guayaquil, 16 de agosto de 2017

Billy Navarrete Benavides
Secretario Ejecutivo del CDH