Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

RSS

¿Quién está en línea?

Hay 77 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

JoseVernazap

 

Soy José Jaime Vernaza Ayovi, de 37 años de edad, oriundo de Esmeraldas y dedicado al oficio de la ebanistería, hoy 6 de marzo del 2018 ante ustedes denuncio el injusto desalojo que sufrí del lugar donde vivía en Socio Vivienda 2, sin que hasta ahora puedan escucharme y me den explicación.

 

Por aproximadamente 10 años viví en la Cooperativa Santiaguito de Roldós a orillas del Estero Salado. Mi casa era de caña y estaba levantada entre tierra firme y el agua del Estero. En el sitio vivía con una mujer en unión libre.

 

En el 2012 llegaron al sector personas del MIDUVI para censar a familias que iban a ser reubicadas en el Plan Habitacional Socio Vivienda 2. Todas las casas del sector serían desalojadas para construir un malecón tipo parque dentro del programa de recuperación del Estero Salado.

 

El 3 de julio de 2013 entré a la nueva casa siendo yo el beneficiario directo. Esa vivienda estaba fabricada con material de mala calidad y con espacios muy pequeños sin embargo si ofrecía condiciones mejores que la casa donde vivíamos. Es decir, la recibí agradecido.

 

Durante el tiempo que hemos vivido ahí, no hemos tenido ningún problema con los vecinos. Pasaron 2 años y con mi vecina quisimos abrir un comedor para lograr un ingreso económico. Recibimos hostigamiento de una funcionaria del MIDUVI que nos indicó que “está prohibido poner negocios en Socio Vivienda. Aquí deben de vivir como nosotros queremos que vivan”. No pudimos poner ese negocio para nuestra subsistencia.

 

Mas de un año estuve desempleado hasta que logré conseguir un trabajo de obrero en la construcción de la Termoelectrica “El Chorrillo”. En ese trabajo duré aproximadamente un año hasta que me despidieron.

 

A finales del 2016 comencé a recibir notificaciones del MIDUVI por “mal uso de la vivienda” supuestamente porque no estaba habitada. Yo dormía ahí, pero todo el día pasaba en el trabajo y cuando las personas del MIDUVI llegaban no encontraban a nadie. Yo comencé a ir al edificio del MIDUVI para explicar que yo en ese entonces vivía sólo y que trabajaba todo el día. Aunque fui muchas veces, ningún funcionario del MIDUVI hizo nada por mi caso. Me decían “venga mañana” y regresaba y el funcionario nuevamente no estaba. Esa situación provocó que perdiera el trabajo en la Termoelectrica por faltas.

 

El 23 de noviembre de 2017 llegaron aproximadamente 80 policías a mi casa junto a personas del MIDUVI. Ellos me tiraron a la calle. Ellos querían llevarse mis cosas a una bodega del MIDUVI pero yo me resisti y fui a parar a la casa de un amigo del sector. En ese sector también duré aproximadamente 2 meses y tuve que salir de ahí. Ahora estoy en la casa de otro amigo en el mismo sector pero temo que pronto deba salir de ahí.

 

El 27 de noviembre de 2017 entregue carta al MIDUVI para que se atienda mi caso. Han pasado más de tres meses y hasta la fecha he tenido respuesta a ese pedido pese a la cantidad de veces que he ido a las oficinas del MIDUVI.

 

José Jaime Vernaza Ayovi

Cedula de identidad 0802514422