Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

¿Quién está en línea?

Hay 109 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

AmenazasDefensoresComunitarios2

 

 

Marco y Diana (identidad protegida), pareja que dirige una organización comunitaria de Derechos Humanos ubicada al sur de Guayaquil, recibieron amenazas de muerte.

 

 

Contexto de violencia registrada en Guayaquil

 

Actualmente, Ecuador sufre una grave crisis de inseguridad y criminalidad representada por el incremento del 53,22% de homicidios por causas violentas, en comparación con el 2021. A nivel nacional, estos hechos alcanzan las 1255 muertes violentas, de las cuales el 40,72% ocurrieron solo en Guayaquil, según fuentes policiales.

 

El CDH caracteriza a este fenómeno de la siguiente manera:

 

1) La práctica del sicariato es una constante en la extendida percepción de inseguridad, considerando que son muertes a sangre fría, a plena luz del día, con premeditación y perpetradas por organizaciones criminales, en comunidades empobrecidas y en zonas céntricas de la ciudad.

 

2) Uso reiterativo de decretos de Estado de Excepción para disminuir la criminalidad a través de patrullajes de control por parte de las Fuerzas Armadas.

 

3) Decreto de toque de queda en tres provincias del Ecuador, incluida Guayas. En el caso específico de Guayaquil, esta restricción a la libre movilidad rige en la parroquia Ximena, sur de la ciudad. Además fuentes policiales señalan que el distrito 8-Nueva Prosperina, al norte de la ciudad, registra alto índice de homicidos violentos.

 

4) Creciente percepción de que el origen de la inseguridad yace en los sectores identificados como los más empobrecidos de Guayaquil, generando una fuerte segregación espacial generadora de temores para quienes ingresan a estas comunidades.

 

5) Extendida práctica de extorsión por parte de organizaciones criminales que controlan la convivencia en comunidades empobrecidas. Esta práctica de control es, también, una de las características de la aguda crisis del sistema carcelario.

 

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos alerta sobre las amenazas a la vida, integridad personal y seguridad de defensores y defensoras comunitarias que trabajan en procesos organizativos en estos sectores vulnerables.

 

Desde finales del año pasado hasta el momento, el CDH ha registrado una serie de ataques a defensoras y defensores comunitarios de Derechos Humanos que incluyen:

 

• Espacios comunitarios baleados
• Intimidación a dirigentes y a sus familias.
• Dirigentes amenazados de muerte y desplazamientos forzosos.

 

La Red de Organizaciones del Noroeste y la Red de Movilidad Humana Región Costa, que operan en Guayaquil, han manifestado en asambleas sus preocupaciones sobre el trabajo de defensores y defensoras comunitarias de Derechos Humanos identificadas por las organizaciones criminales como un obstáculo para la expansión de su control.

 

 

Caso

 

Fragmentos de testimonios registrados en soporte de sonido el 16 de mayo de 2022 en el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos representado por Billy Navarrete y Paúl Murillo.

 

 

Primera parte: Antecedentes del incidente.

 

Marco indicó al CDH: “Esto tiene más o menos dos meses. Días antes, ellos comenzaron a hacer disparos al aire con una subametralladora y realizaron más de sesenta tiros. Son brazos armados que son poderosos, uno mantiene la calma como todo el mundo lo hace y se calla; pero, no sé quién llamó (a la policía), en verdad.

 

Entonces, esa vez que les hacen el operativo, les decomisaron un arma y droga, y ellos presumen que nosotros somos los que les venimos haciendo este tipo de “sapadas” por las cámaras, algo que no es así.

 

Estas cámaras (de seguridad) ya tienen seis años colocadas ahí y nunca he tenido inconvenientes por ellas, pero ahora ya comenzó una acusación directamente hacia nosotros’’.

 

 

Segunda parte: Incidente reciente (sábado 14 de mayo)

 

Marco indicó al CDH: “El día sábado 14 (de mayo) alrededor de las 12:30 de la tarde, me encontraba en mi casa, cuando llegaron unos tipos a mi casa con pistola en mano realizando disparos y obligándome a que quite las cámaras de mi casa. Tuve que ceder a este pedido porque los tipos me amenazaron con matarme en ese momento.

 

Ellos nos acusan de que nosotros, que tenemos las cámaras en la casa, hemos aportado con esa información a la Policía y que cada vez que viene un policía al
sector, somos nosotros los que los llamamos para que vengan prácticamente a “molestarlos” a ellos.

 

Ellos me amenazaron con quitarme la vida si no cedo a sus pedidos, por lo que en este momento me encuentro acá. Verdaderamente tengo miedo, temo por mi vida y la de mi familia porque han sido amenazados de muerte.

 

Me dijo “Yo soy el que está al mando de este sector, y si tú no me copias por las buenas o por las malas, tú te mueres porque yo no estoy solo, somos muchos, así que no intentes hacer algo contra mí porque nosotros somos muchos. Así que las quitas (las cámara de seguridad) o sino ahorita mismo te mueres, y con nosotros no te metas porque la vez anterior ya nos hiciste ‘’sapada’’ y se nos llevaron unas notas, entonces por eso la gente está cabreada con ustedes”.

 

 

Tercera parte: Entrevista a Diana sobre el rol de defensora de Derechos Humanos en la comunidad.

 

Diana indicó al CDH: “Nosotros ya tenemos veintisiete años en la comunidad. Trabajamos con mujeres que viven violencia por la dependencia económica al cónyuge. En este caso, mujeres afroecuatorianas y ahora mujeres en movilidad humana.

 

Me sorprende que hayamos sido forzados a salir. Ahora estamos viviendo en casas ajenas, fuera de nuestra casa, fuera de nuestras familias, fuera de lo que tenemos y ahora no tenemos absolutamente nada porque estamos en la calle, asustados y amenazados.

 

En este momento estamos sin ninguna posibilidad de volver a nuestra casa. ¿Cómo volvemos si estamos exponiendo nuestras vidas a grupos de delincuentes que no les importa matar?
Entonces, ahí en ese sector quien se dedica a proteger a la comunidad es el que sale perdiendo. Estamos viviendo momentos muy difíciles de violencia y que, de una u otra manera, hay que buscar la forma de ayudar a la gente que realmente está sirviendo y que quiere el bienestar para su comunidad.

 

 

Pedido del CDH

 

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos observa el caso expuesto como una muy grave tendencia que afecta la labor de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos que trabajan en comunidades empobrecidas de Guayaquil. Registramos esta situación desde el año 2021 y su rápida expansión durante los últimos meses.

 

Consideramos que la labor que realizan las personas Defensoras Comunitarias de Derechos Humanos debe ser identificada como eje esencial para el diseño e implementación de toda política pública, que garantice la protección de Derechos Humanos, especialmente en el ámbito de la seguridad ciudadana. Los ataques a estos dirigentes rompen definitivamente vías de acceso a esas profundas realidades, provocando el cierre de esos territorios sometidos a la violencia y la pérdida de todo puente para su recuperación.

 

Este fenómeno en expansión requiere un tratamiento excepcional y prioritario por parte de las autoridades de gobierno en el ámbito de la seguridad y de las autoridades locales en el ámbito de la protección. Considerando la sensibilidad de estos hechos, el CDH recomienda que los mismos no sean objeto de tratamiento ordinario. Para ello, nos ponemos a disposición de las autoridades pertinentes y llamamos a la sociedad civil organizada a no claudicar ante el miedo.

 

 

Guayaquil, 18 de mayo del 2022

 

 

 

10 junio
Bandas amenazan a defensores de derechos humanos en Guayaquil
El Comercio

 

Nota sobre ataque a pareja de defensores comunitarios de Derechos Humanos en Guayaquil recientemente denunciado por el CDH.
El espiral de inseguridad se expande afectando labor de defensores de Derechos Humanos en comunidades bajo control de bandas criminales.

 

Víctimas están indefensas
No optaron por acudir a la Policía o a la Fiscalía, pues el sistema de protección a víctimas y testigos también está en emergencia. El último contacto que tuvieron fue con el Comité Permanente de Derechos Humanos de Guayaquil.
Este organismo dice que no había garantías de una protección efectiva por parte de las autoridades. Especialmente en estos momentos en que la Fiscalía ha denunciado que no goza con los recursos económicos, equipamiento y personal suficiente.

Nota completa aquí: https://bit.ly/3P5Jknx