Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

RSS

¿Quién está en línea?

Hay 28 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

TorturaUPC19p

 

El viernes  17 de enero del 2020 desde las 9h45 se realizará el Plantón contra Tortura en UPC frente a la Unidad Judicial de la Ciudadela Valdivia, Av 25 de Julio y Los Esteros, frente a Registro Civil.

 

Esta acción pacífica de ejercicio de libertad de expresión y reunión se desarrollará simultáneamente a la audiencia de formulación de cargos e inicio de instrucción fiscal por detención arbitraria y tortura dentro de UPC sufrida por el joven Victor Laz Jama por parte de agente de la Policía Nacional ocurrida el 27 de enero de 2015 en Batallón del Suburbio en Guayaquil.

 

 

Según el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos - CDH, este caso representa tendencia extendida en Guayaquil caracterizada por detenciones arbitrarias y torturas sufrida por jóvenes en las instalaciones de Unidades de Policías Comunitarias – UPC de barrios periféricos.

 

VictorLaz19

 

 

Testimonio de Victor Laz Jama

 

Soy Victor Laz Jama, nacido en Santa Ana, Manabí y trabajé los ultimos 3 años en un comedor del centro de Guayaquil.

 

La casa donde vivía queda cerca del Batallón del Suburbio. No había tenido ningún problema con la Policía hasta el miércoles 27 de enero de 2015, cuando aproximadamente a las 16h00, iba caminando a la cancha a jugar futbol con otros amigos cevicheros y fui interceptado por 6 policías vestidos de civil que me agarraron por la fuerza y me dijeron que yo era hachero. Ellos no me dijeron que eran Policía. 

 


Me llevaron al UPC (Unidad de Policía Comunitaria) ubicado en la 28 y O’Connor, me metieron a una sala que no tiene cámara de vigilancia donde estaba el Capitán y otro chico detenido que yo no conocía pero parecía que era especial porque tenía una cicatriz en la cabeza. El Capitán dijo “estos son los que reparten droga en el parque” y comenzó a darnos golpe con el tolete de fierro que cargaba.

 


El otro chico tenía amarrada las manos con una piola, y al darle palo, se le descolocó un brazo y se le desmayó. Luego el capitán comenzó a meternos corriente con una especia de linterna larga. La corriente me hacía doler, me aplicó corriente en el cuello y yo gritaba.

 


Otro policía le reclamó porque estaba haciendo eso. Luego el Capitán mandó a comprar una inyección para el dolor y me puso la inyección en la nalga luego de amenazarme. No me pasó el dolor, durante 3 meses no pude trabajar por el dolor de huesos.

 


Ahí el Capitán me dijo “ya lárgate”. Yo reclamé porque no aparecieron mis zapatos, una gorra y el teléfono. Entonces el capitán dijo “mañana vengo para reconocerte lo de los zapatos y para los remedios, súbete al patrullero para ir a dejar a tu casa”. El capitán me dejó en la casa como a las 18h00.

 


Luego me encontré tres veces con el capitán hasta que cambiaron a todos los policías de ese UPC. Otros policías me han dicho que se sabía que el capitán andaba golpeando desde antes.

 


Guayaquil, 17 de marzo de 2017

 

La resolución del expediente de la Defensoría del Pueblo del Ecuador Nº 6937-DPE-CGDZ8-2015 incluye las siguientes recomendaciones:

- Exhortar al señor Cptan. Lenin Perez Unda a adecuar sus actuaciones como servidor público, en el marco del respeto alos derechos y garantías constitucionales de todas las personas, y al cumplimiento de los protocolos especificos en relación al trato con las personas con adicciones a sustancias sujetas a control y fiscalización que se le encuentre, en cantidades que puedan ser consideradas para su consumo.

- Recomendar a la Comandancia de la Policía Nacional Zonal 8, que se continúe con las investigaciones internas, de los hechos expuestos, por el ciudadano Victor Laz Jama, tratados dentro del presente expediente.

 

El 4 de enero de 2017 el joven Victor Laz inicia acción penal en la Fiscalía Provincial por el delito de tortura.

 

 

Testimonio de Policía Nacional D. C.

 

Decidí ser policía porque de niño me motivó ver a mi tío uniformado llegar a la casa. Luego apliqué a la policía y actualmente tengo 4 años y 5 meses de servicio.

 

Lo que más me gusta de ser policía es ayudar a la comunidad, he estado en atención ciudadana y personalmente tengo 3 años trabajando de Policía Comunitario.

 

Dentro de la policía hay cosas buenas y cosas malas. La corrupción depende de cada persona; por ejemplo, me criaron bajo un ambiente evangélico y siempre me estuvieron aconsejando.

 

Antes de que yo sea policía si veían casos de maltrato policial pero en el curso de policía que recibí no nos educaron de esa manera. Nos decían que nosotros teníamos que llegar a la comunidad, hablar con ella, comunicarse con ella y escucharla. Somos mediadores de cualquier problema que haya y tratar de solucionarlo sin agresiones. Personalmente no encuentro el sentido de resolver los problemas a punta del golpe, sino a través del diálogo.

 

Actualmente, estoy pasando por un problema de abuso a los Derechos Humanos a un ciudadano. Yo intenté que el Capitán no golpee a ese ciudadano y ahora el ciudadano ha denunciado a la Fiscalía.

 

He sido sancionado dos veces por mi Capitán porque cuestioné su procedimiento y nadie tenía que meterse. El problema en la policía es que el oficial de policía siempre va a tener la razón sobre la tropa esté bien o mal.

 

El suceso ocurrió el 27 de enero del 2015 cuando dos policías llevaron a dos sujetos acusados de consumir droga al UPC donde estaba de guardia. Mi Capitán salió de la Sala de Reuniones, me impidió registrarlos en la bitácora y comenzó a agredirlos.

 

Escuche que los muchacho gritaban. Uno de ellos comenzó a gritar que no le pegue en la cabeza pues era discapacitado. Yo entré a la Sala de Reuniones del UPC y vi que mi capitán estaba agrediéndolos con un tolete de fierro. Uno de los jóvenes tenía toda la parte lateral y frontal de la cabeza como quemada y por eso decía que no le peguen en la cabeza porque lo podía matar. Le solicité a mi capitán otra vez el permiso para poder coger los datos de los jóvenes y me dijo que me largue a mi puesto de servicio.

 


Luego volví a ingresar a la sala junto a un cabo de policía y vimos que estaban aún los dos jóvenes sentados arrimados a la pared llorando. El cabo identificó a uno de los detenidos como “El Cevichero” quien vende ceviche en la 26 y la L y es una persona sana, que no tenía nada que ver con asuntos de droga, que era una persona del campo, de Manabí, y que era una persona trabajadora.

 

Después de eso mi capitán dejó de pegarle y mandó a comprar, con el conductor de la patrulla, varios medicamentos. Luego de unas 3 horas, mi capitán se llevó a “El Cevichero” a la casa y al otro ciudadano lo manda caminando.

 

3 o 4 horas después llegó mi Capitán al UPC a preguntarme porqué había cuestionado su procedimiento y que me iba a castigar. El 18 o 19 de febrero del mismo año fui castigado por dos ocasiones. Una porque supuestamente estaba viendo videos y la otra por desobedecer disposición de sacar la basura del UPC. Luego de 3 meses aproximadamente, me mandaron a trabajar al circuito 5. No me han llamado del Departamento de Asuntos Internos de la Policía Nacional pero si acudí a declarar ante la Fiscalía.

 

No sé qué problema tendré por este testimonio, si tendré represalias o problemas con mi Capitán y temo por lo que pueda pasar con mi familia. Conmigo, no mucho pues nacimos para morir.

 

Ver video de testimonio de Victor Laz: http://bit.ly/2nSZKmQ