Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

RSS

¿Quién está en línea?

Hay 95 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

DiaAntiChevronp

 

 

268 organizaciones sociales del mundo, entre ellas el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, enviaron carta al Presidente del Ecuador profundamente preocupadas por la situación del caso Chevron-Texaco por el Día de Acción Global #AntiChevron

 

 

Sr. Lenín Boltaire Moreno Garcés
Presidente de la República de Ecuador

 

21 de mayo de 2019
Concierne: Caso Chevron-Texaco en Ecuador


Señor Presidente,

Desde un gran número de organizaciones sociales y redes de la sociedad civil internacional,
comprometidas con los derechos humanos y la justicia social, económica y ambiental, nos
dirigimos a Usted profundamente preocupadas por la situación del caso Chevron-Texaco en
la Amazonía ecuatoriana.

 

El caso constituye la prueba fehaciente de cómo funciona la arquitectura destinada a asegurar la
impunidad de las empresas transnacionales en todo el planeta. Después de 25 años de juicio, la
sentencia que obliga a Chevron (antes Texaco) a pagar 9.500 millones de dólares destinados a la
reparación del desastre ambiental, a pesar de haber sido ratificada en todas las instancias judiciales
de Ecuador, no ha sido ejecutada (1). Para evitar su cumplimiento, Chevron retiró todos sus activos
de Ecuador. Ante ello, los/as afectados/as tuvieron que recurrir a cortes extranjeras (en Argentina,
Brasil y Canadá) para homologar y ejecutar la sentencia, sin éxito hasta ahora. Mientras tanto,
decenas de miles de afectados/as continúan sufriendo serios impactos en la salud. La tasa de cáncer
en el área contaminada representa hasta 8 a 10 veces el promedio nacional. En el suelo, continúan
las más de 880 fosas llenas de crudo que dejó Texaco, los ríos siguen llenos de sedimentos de
hidrocarburos y contaminados por los derrames de crudo en la Amazonia, una de las regiones las
más ricas en biodiversidad del mundo. Desde hace más de 40 años, estos impactos no han sido
adecuadamente remediados. El crimen corporativo continúa.

 

Peor aún, en 2009, Chevron demandó al Estado ecuatoriano ante la Corte Permanente de Arbitraje
de la Haya, activando el mecanismo de solución de controversias entre inversores y Estados
(ISDS). La petrolera pidió, además de una compensación económica, que la Corte interfiriera en el
propio sistema ecuatoriano de justicia. En agosto de 2018, el panel de arbitraje falló en favor de
Chevron, condenando a Ecuador a pagar una suma aún desconocida a la transnacional. Y además
ordenó al Gobierno ecuatoriano que evite que se ejecute la sentencia de las cortes ecuatorianas.

 

Estas disposiciones son inconstitucionales e inaplicables en Ecuador. En caso de aplicar el Gobierno
este laudo arbitral, estaría violando su propia constitución, anulando los derechos de las 30.000
personas afectadas y favoreciendo abiertamente los intereses de Chevron. Esta decisión establecería
por tanto un peligroso precedente a nivel internacional que podría incitar a otros tribunales de
arbitraje similares a situarse por encima de las cortes nacionales de justicia, socavando los
fundamentos del Estado de derecho.

 

Señor Presidente, hoy en día su gobierno lidera el proceso hacia el Tratado Vinculante de las
Naciones Unidas sobre empresas transnacionales y derechos humanos (2), que podría poner fin a la
impunidad corporativa, y que se negocia en el Consejo de Derechos Humanos. Cabe recordar que el
Tratado constituye una demanda de millones de personas, agrupadas en cientos de organizaciones
sociales y ambientales, sindicatos, y comunidades afectadas en todo el planeta.

 

Hoy en día, existe una creciente movilización popular internacional contra el mecanismo ISDS (3).

 

Prueba de ello, más de medio millón de firmas de ciudadano/as de la Unión Europea fueron
entregadas al Vice-Presidente de la Comisión Europea en los últimos días, pidiendo que la Unión
Europea rechace el ISDS y apoye al Tratado Vinculante de la ONU, así como otras normas para
obligar a las empresas transnacionales a respetar los derechos humanos.

 

Señor Presidente, le recordamos que el caso mencionado, no es una excepción. Chevron sido
denunciada por generar impactos sociales y ambientales en otros países (4), por ejemplo mediante
la explotación de proyectos de fracking en Argentina, afectando gravemente a las comunidades
indígenas Mapuche. Además, las empresas petroleras como Chevron tienen una fuerte y directa
responsabilidad en el cambio climático, que tiene hoy por resultado cientos de miles de víctimas, la
expulsión de millones de personas de sus hogares, lo/as refugiado/as climáticos/as, además de que
precipita al planeta entero a la mayor crisis ambiental conocida (5).

 

Señor Presidente, le manifestamos que no logramos entender el rumbo que toma actualmente su
gobierno en este caso. Le recordamos que es obligación de todos los Estados de proteger los
derechos humanos de sus poblaciones ante las violaciones cometidas por terceros. Le instamos
a no ceder a la presión del gobierno de los Estados Unidos ni de Chevron y dar supremacía a
los derechos de ecuatorianas y ecuatorianos, en línea con la Constitución de Ecuador. Le
pedimos que no intervenga en el juicio entre las comunidades afectadas, agrupadas en la UDAPT
(Unión de Afectados/as por las Operaciones petroleras de Chevron-Texaco) y la transnacional, y
que al contrario, brinde su apoyo y protección a las comunidades indígenas y campesinas,
respetando, protegiendo y garantizando sus derechos frente a los intereses de las empresas
trasnacionales.

 

Nos mantenemos en estado de vigilia sobre los avances del caso Chevron en Ecuador. Además, hoy
21 de mayo, Día Mundial Anti-Chevron, nos movilizamos masivamente en diferentes regiones
y países para denunciar la impunidad corporativa y expresar nuestra solidaridad con las
comunidades afectadas.

 

Más información http://texacotoxico.net/