Síguenos:

Twitter de @CDHGYE

RSS

¿Quién está en línea?

Hay 61 invitados y ningún miembro en línea

Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos

AnaParrales

 

 

Ana Amalia Parrales en los ultimos 14 años ha perdido a dos de sus ocho hijos. En 2008 murió Gregorio, cuando tenía apenas 23 años. Y, a la misma edad, pero el 1 de marzo del 2022, se quedó sin Víctor David, fallecido por asfixia durante el incendio de un sitio al que ingresó de manera voluntaria con la ilusión de poder liberarse de su adicción a las drogas. Sucedió hace 8 meses en una vivienda del suburbio de Guayaquil y hasta hoy no ha podido sepultar su cuerpo: Criminalística no entrega el protocolo de autopsia.

 

Las pérdidas de sus hijos han estado marcadas por la falta de justicia: A Gregorio, dice, lo mató una bala perdida, cuando vivían en el Guasmo, sur de Guayaquil. Su crimen nunca se investigó. En torno a la muerte de Víctor David también teme que haya impunidad: Una mujer, a la que señala como responsable del sitio donde dejó a su hijo para la supuesta desintoxicación, está libre. Es más, hasta la bloqueó en el teléfono celular. Y en la Fiscalía tampoco encuentra una respuesta sobre la investigación, pese al tiempo transcurrido.

 

Pero lo peor para esta madre es que el cuerpo de Víctor David aún permanezca en la morgue de la Policía Nacional de la Zona 8. Pese a que la Fiscalía del Guayas inició una indagación previa con inmediatez (en marzo, 2022), Criminalística es renuente a entregar el Protocolo de Autopsia que ha sido requerido mediante cuatro impulsos fiscales, según consta en el proceso. “Esa situación agudiza el dolor la madre, a quien le están violentado el derecho a sepultar a su hijo”, dice Abraham Aguirre García, abogado del Comité Permanente de los Derechos Humanos (CDH), organismo que acompaña a la mujer.

 

AnaParrales2

 

“Este no es un hecho aislado”, recalca el jurista, quien detalla que en más de una ocasión ha constatado la demora para remitir los protocolos de autopsia a la fiscalía, “trámite necesario para la constatación dentro del proceso investigativo sobre las causas de muerte de la víctima”, manifiesta. Además, informa que otro inconveniente que tuvo la madre es que, por un tema familiar, no había podido inscribir a dos de sus hijos -los menores- en el Registro Civil, por lo que la víctima no tenía cédula de identidad al momento de su deceso. No obstante, se realizó una prueba de ADN que reveló que sí era su descendiente.

 

El CDH hace un llamado a las instituciones públicas, como la Policía Nacional, que tienen la obligación de acelerar los trámites para que se ejecuten las acciones judiciales; sobre todo, cuando están de por medio casos como el que experimenta Ana Amalia Parrales, quien tras la trágica muerte de su hijo ha visto afectada su salud, pues padece de algunas dolencias de las que no se ha podido buscar atención médica, debido a su permanente preocupación para gestionar la entrega del cuerpo de Víctor David.

 

Guayaquil, 14 noviembre 2022

 

 

Corto documental "8 meses sin poder sepultar a mi hijo".

 

CDH, Noviembre 2022, 2minutos31segundos

Sinopsis: El hijo de Ana María Parrales estaba internado en clínica de rehabilitación para adicciones en el suburbio de Guayaquil cuando falleció en incendio, junto otros 6 jóvenes. Han pasado 8 meses y aún el cuerpo del hijo de Ana María sigue en la morgue del Departamento de Criminalística por no constar en el Registro Civil, pese a reconocimiento técnico de la identidad del cuerpo .

 

Ver video: https://bit.ly/3V5WXXu